Virgen a los cuarenta

Con el paso apresurado de los tiempos  y la cada vez más extendida precocidad de los jóvenes en todos los aspectos, la tendencia es precisamente a desacelerar o frenar un poco su ritmo de tal manera que vivan más acorde a su edad y madurez.  Específicamente hablando del área sexual, el deseo de todo adulto responsable es que los chicos logren postergar lo más que puedan el momento de su iniciación o pérdida de la virginidad y así evitarse todo tipo de complicaciones.

Se dificulta entonces pensar que aún existan en nuestra cultura personas en sus 30’s o 40’s de edad que aun no  hayan dado ese paso. Las hay y más de las que te imaginas y de ambos sexos  pero principalmente en la población femenina.

No estamos en contra o a favor de la iniciación sexual tardía pero queremos resaltar algunos puntos importantes tales como:

–       No existe una edad específica para iniciarse sexualmente pero definitivamente la madurez psicosexual y hacerlo de manera responsable serán puntos a tu favor.

–          Nadie puede obligarte a que lo hagas pues es una decisión muy personal.

–        Llegar a la adultez sin haber dado el paso no debe ser motivo para avergonzarse pero tampoco para vanagloriarse y humillar a  personas que sabes que tienen vida sexual activa.

–       Cuando encuentres a la persona que consideras indicada, no pienses que el amor y/o atracción serán suficientes para que lo disfrutes y tengas orgasmos. A lo mejor si o a lo mejor no. Los seres humanos no necesariamente funcionamos en todos los sistemas sexuales. Si la persona a la que amas, te ofrece un sistema sexual mediocre, a lo mejor no vas a disfrutar la experiencia y tampoco tienes garantía que esté dispuesta a mejorarlo.

–          Aunque no hayas iniciado tu vida sexual con otra persona es  recomendable que si la inicies contigo mismo y que descubras y/o conozcas tu Yo erótico o Yo sexual para disfrutar más la experiencia ante el otro. Recuerda que el cuerpo se acostumbra y se desacostumbra a la caricia.

–          Lo mejor para ti es que no alimentes temores y creencias irracionales frente al sexo, sus funciones y sus componentes. Dejando a un lado los casos de  traumas, abusos, psicopatologías, etc, Una cosa es no haber iniciado antes porque has considerado que es lo mejor para ti y tomaste la decisión de esperar pero siempre te ha interesado investigar sobre el tema, aprender, estar preparado. Otra cosa es no haber iniciado antes porque has considerado que es lo mejor para ti y tomaste la decisión de esperar pero sencillamente nunca te interesó saber nada que tuviera que ver con sexo y  has obviado siempre el tema hasta que llegue el momento adecuado. Un último punto es no haber iniciado antes porque tus temores te han empujado a evitar todo tipo de contacto sexual. Préstale atención a los dos últimos puntos y trabaja en ellos.

Por último podemos decir que muchos matrimonios no logran consumarse porque uno de los dos miembros no se siente preparado para dar el paso y el otro a pesar de amarle y tenerle toda la paciencia del mundo termina fastidiándose y abandonando a su pareja,  precisamente por falta de contacto sexual. Algunos buscan ayuda para rescatar la relación, otros se resignan y se convencen a sí mismos de que el sexo no es tan importante en sus vidas.

Deja un comentario