“Stress térmico por calor” Parte 3.

Muchos empleos requieren trabajar en ambientes calurosos, tanto exteriores (construcciones, industria forestal, contra incendios…..), como interiores (industria del papel, lavanderías, panaderías….), esto, unido al esfuerzo físico puede afectar al sistema de refrigeración del cuerpo, que si no es capaz de enfriarse a si mismo, lleva a que el trabajador pueda sufrir “stress térmico”.

 

¿Cómo prevenir el estrés térmico?

Con la intención de prevenir el stress térmico, el empleador debe implementar los siguientes controles, dependiendo de si los trabajos se realizan en espacios al aire libre o en centros de trabajo cerrados.

 

Controles mediante mecanización:

Es la forma más eficaz de reducir la incidencia de exposicion excesiva al calor cuando el trabajo se realiza en centros de trabajos cerrados y pueden consistir en los siguientes.

  • Reducir la actividad o carga laboral mediante la automatización.
  • Cubrir o aislar las superficies calientes para proteger del calor radiante.
  • Proteger a los trabajadores de este calor radiante
  • Utilizar ventiladores para refrescar áreas.
  • Reducir la humedad con deshumidificadores.

 

Controles administrativos: Utilizando las siguientes pautas:

  • Aclimatar a los operarios al trabajo en condiciones calurosas para que el cuerpo modifique sus propias funciones adaptándose al estrés térmico. Podrá hacerse comenzando el primer día de trabajo completando únicamente el 20% de la carga laboral diaria, y aumentando en un 10% dicha carga, de forma progresiva, durante los siguientes días.
  • Supervisión de los trabajadores o bien que las tareas se realicen en parejas, de modo que sea posible identificar los trastornos y poder atajarlos con rapidez.
  •  Determinar ciclos adecuados de trabajo-descanso disponiendo de áreas frescas, con sombra o buena ventilación para poder hacer pequeñas paradas cuando el trabajador lo necesite.
  • Programar los trabajos para minimizar la exposición al calor, dejando los trabajos mas duros para la parte mas fresca del día, alternar actividades mas duras con otras mas livianas, permitir un ritmo de trabajo mas lento en días muy calurosos, programar trabajos rutinarios para épocas del año mas frías.
  • Beber agua de forma continuada y durante toda la jornada, sin esperar a tener sed, la temperatura del agua debe tener entre 10º y 15º.
  • Vestir ropas frescas, sueltas y de algodón para que permita el paso de aire, de color claro para trabajos en el exterior bajo el sol, y añadir al casco de seguridad un complemento de tela que nos cubra y sirva de protección para el cuello y laterales.

 

                 Factores clave en la prevención del estrés térmico

1. Aprenda a reconocer las señales y síntomas del estrés térmico en usted

mismo y en sus compañeros. Evite trabajar solo.

 

2. Aclimate su cuerpo (habitúese gradualmente al calor y al trabajo).

 

3. Beba bastante agua (un vaso cada 20 minutos). Evite tomar cafeína,

alcohol y drogas.

 

4. Vista ropa suelta, de color claro y limpia hecha de un material que respire.

 

5. Tome descansos en un área fresca y ventilada. Tome más descansos

durante la parte más calurosa del día o cuando hace trabajo más arduo.

Permita que su cuerpo se enfríe antes de volver a comenzar.

 

6. Programe su trabajo para acortar el tiempo de exposición al calor.

Realice el trabajo más duro durante la parte más fresca del día

 

Deja un comentario