Sesiones individuales del Método Grinberg – Recuperar tu atención al cuerpo como camino hacia estar bien

En este post presento cómo puedes aprender a través del cuerpo a partir de sesiones individuales del Método Grinberg. Un cuerpo sano sabe como estar bien en todos los aspectos de la persona, cómo recuperarse después de una lesión o accidente, de relajarse y descansar cuando es necesario, cómo lidiar con el dolor sin sufrimiento y, en general, cómo adaptarse a las distintas situaciones que te encuentras en tu vida. Sin embargo, parece que muchos hemos olvidado la capacidad de escuchar nuestro cuerpo y actuar de acuerdo a lo que notamos. En las sesiones individuales del Método Grinberg puedes aprender las herramientas parar recuperar la habilidad natural del cuerpo para ser naturalmente tú mismo, hacerte el principal responsable de tu salud y bienestar, y vivir con toda la intensidad.

A lo largo de la vida vamos aprendiendo, sin darnos cuenta, a crear hábitos y rutinas en nuestra forma de usar el cuerpo. Algunos de los hábitos pueden dar lugar a condiciones físicas molestas como tensión muscular, dolores, problemas digestivos, mala circulación, rigidez, etc. Otras veces lo notamos en forma de comportamientos o humores repetitivos que no sabemos cómo cambiar: ansiedad, timidez, tozudez, enfado automático, inseguridad, obsesiones, falta de claridad y voluntad, etc.

Una característica de estos hábitos es que son automáticos: podemos darnos cuenta de los síntomas (como el dolor o la tensión) o las consecuencias indeseadas de nuestros comportamientos, pero no nos damos cuenta de cómo los creamos. La posibilidad de tener control sobre ellos y poder cambiarlos no está presente en nuestras cabezas, de modo que nos convertimos en víctimas de nuestras propias limitaciones. Sin embargo, no es cierto que no tengamos control: lo que no tenemos es atención!

Si cogemos el ejemplo de una persona con dolor en los hombros tras horas de trabajar sentado enfrente del ordenador, podemos ver que el dolor se produce por mantener los hombros contraídos durante mucho tiempo. El dolor nos avisa que allí estamos haciendo un sobreesfuerzo innecesario que nos está dañando. Este sobreesfuerzo lo hace la persona, contrayendo constantemente los músculos. ¿Si la persona es quien contrae los músculos, porqué no puede soltarlos? Porque no tiene atención en lo que hace en su cuerpo, y cuando no te das cuenta de lo que haces no existe la opción de dejar de hacerlo. Este mecanismo es igualmente válido para una persona con dolor crónico, ansiedad, enfado automático e incluso aburrimiento permanente: para crear este estado, sea cual sea, tiene que poner el cuerpo en una determinada postura, respirar de una forma específica, contraer algunas partes del cuerpo, etc. En otras palabras, forzamos el cuerpo a mantenerse de una manera fija y, al mismo tiempo, nuestra atención se aleja cada vez más de nuestro cuerpo.

El cuerpo es un ser vivo que no le gusta estar fijo, le gusta moverse, cambiar, adaptarse continuamente a los cambios de la realidad. Para mantenerlo fijo tenemos que invertir una importante cantidad de energía (en forma de tensión muscular, por ejemplo). Soltar este esfuerzo libera toda esta energía quedando a la libre disposición para que el cuerpo la use de la manera que más necesita.

 

El Método Grinberg es una manera estructurada de aprender a través del cuerpo. En las sesiones individuales usamos técnicas de tacto e instrucciones sobre la respiración y movimiento para incrementar tu atención en el cuerpo, poder notar los sobreesfuerzos que haces y tener el control suficiente para soltarlos. Lo llamamos aprender a través del cuerpo porque es a través del tacto, y no a través de palabras o de un razonamiento, que le recordamos a tu cuerpo que no tiene porqué estar manteniendo esfuerzos para estar fijo, que puede relajarse o activarse y moverse libremente y de forma natural.

El objetivo concreto de un proceso lo define el propio cliente. A lo largo del trabajo irás consiguiendo una mayor percepción de la realidad desde tu cuerpo, una mayor capacidad para lidiar con molestias físicas que te limitan, y a sentirte más libre y natural en tu forma de ser. Aprenderás a adquirir la sensación de bienestar, confianza y fuerza que nuestro cuerpo nos aporta y que te permitirá conseguir tu objetivo. Durante las primeras sesiones es habitual que el cliente note un incremento en su vitalidad, una mayor ligereza y sensación de bienestar. La duración del proceso depende del objetivo y de la capacidad de aprendizaje del cliente.

Esta propuesta te puede interesar si tienes dolor (crónico o puntual, migrañas, dolor de espalda, menstrual, etc.) o molestias físicas (cansancio general, tensiones, falta de flexibilidad, falta de sensación, problemas digestivos, mala circulación, etc.). También si te encuentras atrapado en comportamientos o humores repetitivos y quieres hacer cambios en tu vida y no sabes cómo, o si quieres potenciar más alguna de tus cualidades o necesitas enfrentarte a un importante reto (exámenes, proyectos personales, etc.). Y por supuesto, si tienes curiosidad por saber más cómo es aprender en el cuerpo.

Para ser cliente del Método Grinberg es necesario que tengas un estado de salud básicamente sano y nada te impida aprender. El Método Grinberg es un método educacional que no sustituye otros tipos de tratamientos médicos, psicológicos o psiquiátricos.

El Método Grinberg ofrece, a parte de las sesiones individuales con practicantes, otras actividades como clases de movimiento, talleres y charlas sobre temas específicos, grupos de trabajo y los estudios profesionales del Método Grinberg.

Para más información:

            Página profesional de Gerard Moré: www.gerardmore.com

            Página oficial del Método Grinberg: www.grinbergmethod.com

            Actividades de la Escuela del Método Grinberg de Barcelona: www.metodogrinberg-esp.com

Deja un comentario