Salud laboral: Riesgos psicosociales

Desde comienzos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/95), las empresas han dirigido todos sus esfuerzos en minimizar la siniestralidad, adoptando todas las medidas necesarias para evitar las consecuencias, mas o menos graves, surgidas de un accidente laboral.

De esta forma, se ha legislado todo lo concerniente a Seguridad Laboral en máquinas, herramientas, marcado CE; se han detallado manuales de uso de las mismas, e incluso procedimientos de trabajo para cada una de las labores de los distintos puestos de trabajo en fabricas, obras, oficinas…..Sin embargo, de unos años hasta ahora, el panorama de Seguridad y Salud ha cambiado, llevándose a cabo estudios sobre lo que se ha venido a llamar “nuevos riesgos”, que, sufridos en el ámbito laboral, y siempre relacionados con otros aspectos particulares e intrínsecos a la propia persona/ trabajador, pueden menoscabar la Salud del mismo.

Hay una serie de factores que hacen que los riesgos psicosociales hayan adquirido mayor importancia. Son por ejemplo, los siguientes:

–       Aumento del trabajo intelectual.- La mayor industrialización de los países, obtener la mayor evolución y desarrollo de las empresa, ha traído consigo que el trabajo haya ido evolucionando cada vez mas a pasar de ser una actividad física a una actividad intelectual.

En los trabajos individuales, con el fin de la consecución de objetivos, la exigencia de una mayor especialización de trabajador, lleva aparejado un trabajo repetitivo, y una presión en los tiempos y logros de produccion.

En los trabajos en equipo, con el fin de dar una mayor flexibilidad y versatilidad a sus miembros para conseguir mejores logros, a veces no se definen con claridad los puestos en si, ni se limitan sus funciones, lo que lleva aparejado un aumento del stress por la mayor intensificación del trabajo,

–       Aumento de las empresas que pertenecen al sector servicios.- Aunque los riesgos psicosociales pueden darse en cualquiera de los sectores productivos, hay una mayor probabilidad de que se den en este sector (atención al cliente, ventas cara al publico…). Estas empresas de servicios, han pasado a ser las mayores generadoras de empleo, con nuevas formas en sistemas de contratación, subcontratación, externalizacion,…..donde la calidad del servicio es comun a todas ellas.

–       Uso generalizado de nuevas tecnologías.- La utilización generalizada de aparatos eléctricos, ordenadores…..y un sin fin de herramientas de ultima generación, que en un principio facilitan al trabajador la ejecución de las tareas y su realización con mayor autonomía organizativa, sin embargo, para aquellos trabajadores “no tan jóvenes”, ha supuesto una sobre exigencia y adaptación que no siempre ha sido fácil, con el temor añadido de que se puede prescindir de ellos si no dan la “talla tecnológica”.

–       La Globalización.- La feroz competitividad mundial, la necesidad de luchar y ser competitivo, ya no solo con la empresa de la ciudad limítrofe, sino en campos a nivel mundial, ha hecho que se impongan ritmos de trabajo, o tiempos a disposición del empresario, donde la flexibilidad, esta tomando tal auge que incluso ha cambiado el concepto de trabajo.

 

Todos estos factores emergentes, están saliendo ahora a la luz; ya no nos centramos en reducir o evitar la siniestralidad, no, ahora, nos debemos centrar en evitar el absentismo laboral, (es decir, cuidar de nuestra salud laboral) provocado en cierta medida, por estos factores psicosociales a los que hasta hora, no le sabíamos prestado demasiada atención.

Debemos tener por tanto, una consideración global de las condiciones de trabajo, físicas o psíquicas, para garantizar la SALUD LABORAL.

 

En próximos artículos hablaremos de estos riesgos psicosociales y las consecuencias mas graves de los mismos, que pueden ser.

–       el stress

–       acoso sexuales en el trabajo

–       violencia en el trabajo

–       síndrome del quemado o Burnout.

Deja un comentario