¿Sabías que dormir menos de 7 horas al día puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad?


 

En los últimos diez años, se ha puesto en evidencia la existencia de una estrecha relación entre la falta de sueño y un mayor riesgo de ser obeso. Es por ello que para prevenir el desarrollo de la obesidad, así como para intentar que las personas obesas pierdan peso, es conveniente dormir al menos 7 horas al día. También hay que recordar que la obesidad, en muchas ocasiones,  lleva asociadas patologías como la diabetes o la hipertensión y que  dormir correctamente, también ayudaría mejorarlas.

Esta relación, se establece en todas las edades. En un estudio realizado con 68.000 mujeres adultas a las que se les siguió la evolución del peso durante 16 años, se observó que aquellas mujeres que dormían  5 horas o menos, ganaron una media de 4,3 kg más que las mujeres que dormían 7 horas o más. En niños, se considera que dormir menos de 5 horas al dia, duplica el riesgo de ser obeso en un futuro.

Estaríamos considerando un tiempo “normal” de sueño dormir al menos 8 horas y un tiempo insuficiente de sueño, cuando se duermen 5 horas o menos. El concepto de la siesta, nos permite manternos activos y añade una hora más de sueño, pero no se ha demostrado que la siesta como tal también pueda ayudarnos a mantener el peso.

 

 ¿ Porqué si dormimos menos se incrementa el riesgo de desarrollar obesidad ?

Cuando se duerme poco, se encuentran modificados los niveles de algunas hormonas relacionadas con el hambre. La leptina, que inhibe el apetito, se encuentra disminuida i la ghrelina, que incrementa la sensación de hambre, se encuentra aumentada. Por lo tanto, esto se acaba resumiendo en que si dormimos menos, se incrementa la sensación de hambre. Si estamos más tiempo despiertos aumenta la oportunidad de comer. En estos casos, los alimentos más apetecibles y a los cuales podemos acceder fácilmente son: los aperitivos, frutos secos, refrescos, pizzas… Como ya sabéis, este tipo de alimentos son muy ricos en grasas y azúcares y consumirlos en exceso favorece la acumulación de grasa corporal.

Además, se produce una alteración del ritmo circadiano e inevitablemente, la sensación de cansancio también aumenta.  Esto nos  dirige hacia un incremento del sedentarismo. Al estar cansado, no apetece tanto hacer ejercicio y se dedica más el tiempo a actividades como el ver la tele, los videojuegos o las redes sociales.

Finalmente, se acaba produciendo un incremento del IMC ( índice de massa corporal ) y un aumento del porcentaje de grasa corporal y del perímetro de la cintura. Estos tres parámetros, son indicadores de obesidad.

 

 ¿ Debo substituir la dieta o la actividad física por horas de sueño ?

La respuesta es un NO rotundo. Dormir 8 horas si llevamos una dieta inadecuada no nos hará perder peso. Es necesario continuar con una alimentación saludable, rica en alimentos de origen vegetal y evitando las grasas saturadas y los alimentos muy azucarados, y realizar actividad física moderada al menos 30 minutos diarios. 

______________________________________________________________________________________________________

Podéis disponer del documento entero La obesidad nunca duerme: en: www.seedo.es

Deja un comentario