¿Qué objetivo tienen las vacaciones?

En Europa es verano, en la mayoría de los países de América estamos de vacaciones escolares, y sobre tal situación deseo reflexionar en el presente Artículo, ya que estando también de vacaciones he podido ver las actitudes de las familias en tal situación.

Lo primero que debemos plantearnos es, qué objetivo tienen las vacaciones? Porqué razón inclusive algunas empresas en sus contratos colocan como clausula el disfrute de vacaciones cada cierto período de tiempo sin derecho a acumularlas? Por qué el año escolar presenta períodos vacacionales intercalados a lo largo de su duración por cada ciclo?

La respuesta es muy sencilla y clara: porque todo ser humano “se cansa” (dicho en lenguaje coloquial) puede  “agotarse” tanto a nivel físico como mental y en el peor de los casos hasta llegar a enfermarse debido a ello. Es el caso del síndrome de Burnout que arrastra a quien lo padece hasta la depresión más severa, lo cual sería tema de otro Artículo preferiblemente escrito por un psicólogo.

Durante mis vacaciones he podido apreciar muchas actitudes y situaciones tan incomprensibles y absurdas que la lista sería interminable al enunciarlas.

Las vacaciones son para descansar, salir de la rutina y sobre todo es imperiosamente necesario, “relajarse” y sentirse muy bien y así cuando volvamos a la rutina de estudio, trabajo y quehaceres cotidianos lo hagamos desde una actitud positiva y con apertura y capacidad para el máximo rendimiento sea cual sea nuestra actividad.

He podido presenciar padres muy severos, muy rígidos en sus actitudes y solo puedo decirles, a manera de orientación que las vacaciones no son para “amargar” al niño y cargarlo de deberes, obligaciones y la estricta regla no es lo más sano. Entiendo que muchos padres no se detienen a pensar que su nivel de presión y exigencia sobre el niño debe bajar y así éste sentirá que hay libertad, alegría, relax y todo ello lo llevará a asociar las vacaciones con un sentido placentero que le llevará guardar gratos recuerdos y vivencias que serán el alimento de su alma durante los meses que restan para sus siguientes vacaciones.

Un niño jamás va a añorar vacaciones si durante estas solo ha sido castigado, obligado a, presionado en cuanto a horarios, comportamiento, tiempo, y escogencia de actividades, muchos padres en su afán por tener hijos perfectos no distienden su actitud y el nivel de exigencia inclusive es mayor ya que se encuentran fuera del hogar. Todo extremo es negativo, ni es sano un niño perfecto pero tampoco es manejable el niño cuyos padres le den todo con la finalidad que no “moleste”.

A continuación algunos tips interesantes a manera de recomendación, los cuales serán muy efectivos para tomar en cuenta al regreso y en las próximas vacaciones:

 ·      En un avión, si el niño llora y está inquieto, cárguelo y dele un paseo corto, háblele, no se limite a decirle que se quede tranquilo, esto no dará resultado alguno.

·      Préstele atención al niño cuando habla ó pide algo, aunque se lo vaya a negar, escúchelo por favor.

·      Durante las esperas en los aeropuertos debe llevar variedad de recursos que distraigan al niño, juegos, videos y aquí si va muy bien la tecnología, así evitará que el niño corretee y se inquiete esperando.

·      Nunca pierda de vista a los niños…esto es imperdonable y sobre todo cuando los encuentre, no los castigue, ellos son niños y la responsabilidad es de los padres.

·      Ceda un poco en cuanto a la dieta y alimentación, no olvide que están de vacaciones y obligarlo a comer no resolverá nada pero si empeorará la situación.

·      Haga partícipe al niño de la escogencia de los itinerarios y lugares a visitar, debe ser algo en familia y no solo lo que los padres quieran.

Todo esto es importante reflexionarlo  y poner en práctica pues así las vacaciones serán el mejor alimento del cofrecito del alma de cada niño y su pasaporte a la felicidad!

Feliz regreso a casa y mejor vuelta al Cole.

Deja un comentario