No fumar te sienta bien

Dejar el tabaco es una de las decisiones más importantes que se pueden tomar respecto a la salud.

La mayoría de las personas empiezan a fumar durante la adolescencia a causa del entorno y la publicidad; al principio es un consumo esporádico pero pronto se convierte en una fuerte dependencia.

El tabaquismo es una adicción a la nicotina y es una enfermedad grave que afecta a millones de personas. Un fumador necesita llenar sus pulmones de aire contaminado con nicotina cada hora, dependerá del nivel de adicción de cada persona.

Para poder dejarlo la persona necesitará varios meses para limpiarse totalmente y superar la adicción, esta dependencia hace muy difícil el dejar de fumar.  La dependencia es física y psíquica. La dependencia física se manifiesta en forma de síndrome de abstinencia, en cuanto se interrumpen las dosis de nicotina. La dependencia psíquica es la que llamamos, hábito; por la necesidad de fumar cigarrillos para estar tranquilos.

La abstinencia del tabaco suele ir acompañada de: irritabilidad, dificultad de concentración, trastornos del sueño, aumento de peso, trastornos gastrointestinales, etc.

Sabemos que existen varios y diversos métodos para dejar de fumar; parches de nicotina, chicles…todos estos productos se basan en la sustitución de la forma de administración de nicotina; explicaremos uno que quizás no es tan utilizado, un medicamento que contiene bupropion.

Este fármaco no contiene nicotina, actúa mejorando el síndrome de dependencia y los síntomas de abstinencia, disminuye el deseo incontrolado de fumar y el síndrome de abstinencia.

 Es Zyntabac.

Este medicamento actúa sobre el cerebro interviniendo en los mecanismos que producen placer, deseo y abstinencia, disminuye la ansiedad los síntomas típicos. La eficacia de estos tratamientos aumentan cuando la persona que quiere dejar de fumar recibe, además, apoyo psicológico.

Para empezar este tratamiento con bupropion, es necesario consultar a su medico, solo él puede indicar su uso y no todas las persona pueden utilizarlo.

Durante los primeros días, aunque parezca irresistible el deseo de fumar, hay que relajarse, la sensación de querer fumar no es eterna, dura unos instantes, si se es capaz de controlarse al inicio, al final del día mas satisfacción  sentirá.

Algunos trucos:

– Relajarse: respiraciones profundas, sienta el aire en sus pulmones y reténgalo el máximo tiempo posible. Repetir este ejercicio varias veces al día.

– Mire el reloj: espere que pase medio minuto, las ganas y ansias de fumar habrán desaparecido.

– Distraiga su ansiedad: beber agua o zumo, también puede masticar algo como una fruta un chicle…

Para hacer un buen uso de este medicamento explicaremos su posología:

PRIMERA SEMANA Durante la primera semana está permitido fumar, hay que ir disminuyendo la cantidad de cigarrillos cada día.

DIA 1 DIA 2 DIA 3 DIA 4 DIA 5 DIA 6 DIA 7
150mg 150mg 150mg 150mg 150mg 150mg 150+150mg

SEGUNDA SEMANA En esta semana ya no fumaremos y fijaremos un día para dejar de fumar durante esta segunda semana.

DIA 8 DIA 9 DIA 10 DIA 11 DIA 12 DIA 13 DIA 14
150+150mg 150+150mg 150+150mg 150+150mg 150+150mg 150+150mg 150+150mg

El tratamiento se contínua de 7 a 9 semanas.

Beneficios para la salud que empiezan en el momento de dejar de fumar:

  • 24-72h: Mejora la capacidad de percibir olores y sabores, respirar es más fácil y aumenta la energía.
  • 3-9 meses: Los problemas de tos, ronquera mejoran.
  • 1 año: El riesgo de cardiopatía coronaria se reduce a la mitad frente al que sigue fumando.
  • 10 años: El riesgo de cáncer de pulmón se reduce a la mitad, el riesgo de enfermedad cardiovascular es similar al de quienes nunca han fumado.
  • 15 años: El riesgo de ictus es similar al de cualquier persona que nunca ha fumado.

Realmente, sí vale la pena dejar de fumar, requiere mucho esfuerzo y voluntad; y si necesitamos alguna ayuda extra aquí damos una de ellas.

Te veras y te verán mejor!

Deja un comentario