Todos los días realizamos este tipo de actividad,  sin embargo no somos conscientes del peligro que puede derivarse de ello, hasta que en algún momento sufrimos un tirón que nos recuerda que, nuestra espalda sufre con el “manejo manual de cargas”. Entendemos por manipulación manual de cargas “cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de una o varias personas, como el levantamiento, la colocación, el empuje, la tracción o el desplazamiento, que por sus características o condiciones ergonómicas inadecuadas entrañe riesgos, en particular dorso lumbares,  para los individuos”.

Los factores de riesgo presentes en el manejo manual de cargas pueden ser diversos:

Las propias características de la carga pueden ser en si un factor de riesgo cuando es demasiado voluminosa (no nos permite ver nuestro itinerario de desplazamiento), pesada o difícil de sujetar por sus características externas (forma irregular de la carga, falta de asideros para su transporte), cuando el contenido de la carga corre el riesgo de desplazarse (la carga interior no va estabilizada mediante elementos que la fijen)…el esfuerzo físico necesario que hay que realizar para su manejo, es un gran factor de riesgo para nuestra espalda, bien por ser muy intenso al ser una carga pesada, repetitivo o largo en duración cuando la distancia para su elevación, descenso o transporte es amplia, o por implicar movimientos bruscos con torsión o flexión del tronco en el momento de elevarla, desplazarla o descenderla…. aumentándose el factor cuando no tenemos una aptitud física para realizar este tipo de tareas, llevamos ropa inadecuada que no nos permite la libre movilidad, bien por quedarnos grande, con el peligro de enganches con la carga, o pequeña, dificultando la movilidad de extremidades inferiores o superiores, cuando la superficie por la que tenemos que desplazarnos es irregular (tropiezos) resbaladiza (escurrizones); cuando los desplazamientos de la carga se hacen a distintas alturas (sufren los hombros del esfuerzo repetitivo), cuando la temperatura, humedad, iluminación y circulación del aire son inadecuadas, ya que proporcionan disconfort en el desarrollo del trabajo.

Las principales lesiones que podemos destacar de todo lo anterior son:

● Hernias discales, lumbagos y ciáticas, derivadas de sobreesfuerzos, (carga demasiado pesada, movimientos de torsión y flexión repetitivos durante toda la jornada), aunque pueden presentarse otro tipo de lesiones, como contracturas musculares en distintas partes del cuerpo.

● Golpes con los objetos en manipulación.

● Heridas y cortes en las manos y otras partes del cuerpo.

¿Como podemos prevenir estas lesiones? Seguiremos estos consejos:

Para levantar una carga, debemos apoyar los pies firmemente, enmarcando la caja  con uno de ellos ligeramente adelantado, separados por una distancia aproximada de unos50 cm., doblaremos la cadera y las rodillas para recoger la carga, con los brazos pegados al cuerpo y lo mas tensos posible, aseguraremos el agarre de la carga con la palma de la mano y la base de los dedos, con la espalda recta levantaremos la carga mediante el enderezamiento de las piernas.

Mantendremos la cabeza levantada y la carga bien distribuida en las dos manos, evitaremos los movimientos bruscos de torsión o giro de columna, debiendo girar todo el cuerpo preferiblemente para depositar la carga en su lugar.

Cuando el levantamiento se lleva a cabo desde el suelo hasta una altura superior a la de los hombros, apoyar la carga a medio camino para poder cambiar el agarre. Si la carga es pesada y el transporte debe ser por elevación, utilizaremos medios auxiliares que nos ayuden en este fin, como eslingas, cinchas….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>