Los seres humanos a lo largo de la vida necesitamos reaccionar ante los diferentes escenarios que  se presentan y mientras mayor sea el cúmulo de capacidades, cualidades y valores en los que podamos apoyarnos, igualmente tendremos salidas rápidas y efectivas a cada situación que debamos afrontar.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define “Paciencia”, entre otras cosas como  la “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse”, de igual forma como la “facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho” aunado a las múltiples definiciones de Autores y Escuelas que han escrito acerca del tema, se podría agregar igualmente que significa  tolerar, atravesar o soportar una determinada situación sin experimentar nerviosismo ni perder la calma. De esta manera, puede decirse que un individuo con paciencia es aquel que no suele alterarse.

Sin embargo al leer esto podemos pensar, “a veces es tan difícil ser pacientes” y personalmente acotaría acá dos puntos de reflexión: primero que vivimos en sociedades tan cargadas de situaciones difíciles donde el individuo vive una carrera contra el tiempo aderezada con el estrés y ello obviamente dificulta que la gran mayoría cultive la paciencia y dos, no es nada sencillo ser pacientes en el mundo de hoy, personalmente considero es una de las cualidades (la cual percibo como un valor) más cuesta arriba de cultivar, lograr y mantener a lo largo de la vida.

La pregunta que  debemos hacernos  como Padres, Educadores y Adultos significativos en la vida de un niño es: ¿se puede lograr que un niño sea paciente ante las diferentes situaciones que la vida le presente? La respuesta a tal interrogante dependerá de múltiples factores, de los cuales podemos mencionar ante todo el tipo de madre que el niño tenga, ya que no podemos olvidar que el niño aprende por modelaje y copiará el repertorio conductual aderezándolo con su experiencia vital, lo cual lo perfila con determinadas cualidades.

Además del tipo de madre, el ambiente familiar y en forma definitiva diríamos que la manera de afrontar distintas situaciones en el seno de su entorno será aspecto determinante en cómo se manejará el niño ante lo que llegue a su vida.

Cómo podemos cultivar la paciencia en un niño si su propia naturaleza los lleva a ir en contra de dicha cualidad? Todo niño desea la inmediatez en lo referente a sus deseos, lo importante es comenzar transmitiéndole y hacerles ver que la paciencia es un valor muy importante en la vida, buscando alternativas para canalizar la premura de sus deseos como niño con juegos, entretenimiento y sobre todo que cultiven un hobbie que los lleve a mantener su mente ocupada y los relaje. Importante e interesante de igual forma resulta la práctica de un deporte cuya meta sea la inversión de energía con el fin de ganar relajación y disciplina, últimamente está en auge el yoga para niños y ya tradicionalmente las artes marciales, la pintura, la escultura y ciertas actividades artísticas llevan sin duda a cultivar la tan anhelada “paciencia”.

Es de suma importancia que el niño llegue a internalizar la paciencia como un valor que solo logrará sumar éxito en su vida y como padres tenemos la tarea de observar nuestras reacciones y respuestas a situaciones que nos colocan ante el difícil camino de ja desesperación, la angustia y todo lo que la paciencia como cualidad pueda evitar o aminorar.

Finalmente es fundamental que el niño internalice el valor de la paciencia y asuma que nada tiene que ver con la pasividad y de transmitir eso, debemos encargarnos los adultos, sobre todo el inculcar que en el ambiente escolar, el logro de metas, el éxito escolar,  las relaciones con los compañeros, la actitud con sus docentes y todo lo que implique relaciones con los otros debe estar presente la paciencia acompañada de la tolerancia, sin que ello signifique pasividad.

Definitivamente la paciencia se puede cultivar pero debe hacerse desde la más tierna edad por el bien y la felicidad del niño y la familia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *