Falta de deseo?

El deseo sexual hipoactivo es un trastorno caracterizado por la disminución o ausencia tanto de fantasías como del deseo de la actividad sexual de forma recurrente, provocando  en la persona dificultades en su relación de pareja.

En algunas personas se presenta desde muy tempranas edades debido a sus primeras experiencias sexuales, nos referimos al deseo sexual hipoactivo primario. En otras se presenta en edad adulta como consecuencia de otros factores sexuales o no sexuales como el tipo de vinculo de pareja, el compromiso en su relación, las necesidades de validación, factores socioculturales etc. siendo este el deseo sexual hipoactivo secundario.

Es importante aminorar los sentimientos de rabia, ira y resentimiento. Está comprobado que a las mujeres les afecta mucho mas la rabia en el plano sexual que al hombre en cambio al hombre le afecta mas la ansiedad que a la mujer.

Hay que esforzarse por lo tanto, sanar viejas heridas lo cual será de gran ayuda a nivel personal y de pareja. En el caso de los resentimientos corroen el alma, nos bajan el deseo y en algunas ocasiones nos empujan a asumir actitudes de  saboteo sexual como: falta de higiene, exceso de peso,  evitar hacer lo que le gusta al compañero.

La falta de deseo puede ser General cuando ningún estimulo sexual resulta atractivo o satisfactorio para la persona y Situacional cuando hay interés por algunas actividades sexuales concretas pero no por otras. Por ejemplo deseo ser acariciada pero no tener coito.

Al ser un trastorno principalmente psicológico encontramos entre las causas la baja autoestima, depresiones y  diferentes estilos cognitivos como baja asertividad, temores, pensamientos irracionales, falta de fantasías sexuales etc.

Tu autoconcepto también juega un papel importante; es decir, percibirse a si mismo como sexual, deseoso y deseable, capaces de dar y recibir placer. En algunas personas por ejemplo afecta bastante su deseo sexual cuando suben o bajan de peso o a medida que van envejeciendo porque temen el rechazo de su pareja o piensan que ya no las ven sexy.

Cuando este es el caso entonces trabajemos también en nuestra autoimagen, ya que siempre podremos mejorar nuestro aspecto físico hasta sentirnos mas a gusto con nosotros mismos; pero hacia la vejez solo queda recordar que cada etapa tiene su belleza y hay que aceptarla.

Aunque el principal interesado para superar el bajo deseo sexual debes ser tu mismo;  la pareja siempre será de gran ayuda. Por lo tanto es recomendable que se comuniquen constantemente, pues cuando el bajo deseo sexual se debe a experiencias difíciles en infancia y adolescencia; muchas actitudes del conyugue pueden recordar esas experiencias causando temores y ansiedades que aumentarán la inapetencia por el acto sexual.

Por supuesto nunca está de mas introducir en sus encuentros sexuales nuevas experiencias, el cambio siempre renueva los deseos y las experiencias novedosas son un gran estimulo para la mente y el cuerpo y por lo tanto para la pasión……… no pierdan la picardía.

En algunos casos (los menos) este trastorno puede deberse a un déficit de testosterona; por lo cual un médico endocrinólogo es el especialista indicado para proporcionarte el tratamiento específico de acuerdo a tus necesidades.

Artículo escrito por Issa Farides, Psicóloga y Educadora Sexual.

Deja un comentario