Dieta de la manzana

1Bajar de peso puede ser un gran desafío para muchas personas que requiere que modifiquen sus hábitos de alimentación. Existen diversos planes para adelgazar, uno de ellos es la dieta de la manzana. La misma consiste en utilizar una fruta con bajo aporte de calorías, pero elevada contribución de nutrientes esenciales como vitaminas y minerales para producir un efecto de saciedad.

La dieta de la manzana consiste en incluir dicha fruta cada vez que la persona tiene hambre, la misma llega al estómago, comienza a ser digerida y se estimula el reflejo de la saciedad.

Se debe consumir una manzana apenas al levantarse, luego otra a media mañana y antes del almuerzo. De preferencia se debe consumir con cáscara para generar más aporte de fibra nutritiva que contribuye a una mayor velocidad en el tránsito intestinal. Es necesario lavarla previamente, pero se la consume cruda, para evitar la pérdida de vitaminas y minerales.

La dieta de la manzana contribuye a consumir menor cantidad de alimentos con más calorías, que favorecen el depósito extra de grasa.

A lo largo de la tarde ser debe consumir entre 2 a 3 manzanas enteras, especialmente en aquellos momentos de mayor ansiedad frente a la comida y una antes de la cena.

Como ventaja frente a otros planes para adelgazar la dieta de la manzana contribuye a consumir menos alimentos extras, con el aporte de mínimas calorías. Es una fruta fácil de comprar, trasladar y consumir, no se requiere grandes cambios en la alimentación habitual ni en los hábitos. Además es una fruta que le gusta a la mayoría de las personas y es muy accesible desde el punto de vista económico. La dieta de la manzana es ideal para una persona que debe perder varios kilos extras en poco tiempo, ya que contribuye a disminuir el consumo calórico.

Deja un comentario