Cuidado-Pelo-CuidaTuCuerpo

La base de una melena sana y brillante descansa sobre el mantenimiento de unos hábitos de cuidado diarios y en la protección de esta contra los agentes externos. Las radiaciones solares son los que más la dañan. Afectan a la cutícula capilar, volviendo el pelo mucho más fino, apagado y débil. La queratina natural se ve afectada y las raíces se tornan más endebles y, por tanto, más vulnerables a cualquier agresión externa.

También el córtex o la fibra capilar se debilitan convirtiendo el pelo en quebradizo, agrietando las puntas y decolorando su tono. El cloro de las piscinas, el viento o el agua salada del mar tienen repercusiones negativas sobre el pelo y siempre acaban deteriorándolo. Al igual que se protege la piel del sol, el pelo también y es aconsejable seguir un ritual de cuidado durante el verano para evitar pasar el resto del invierno reparando las consecuencias que los rayos ultravioletas han provocado en el mismo. Se debe utilizar siempre un protector capilar, con el factor de protección adecuado, antes de ir a la playa o la piscina. Tras el baño hay que aclarar el cabello con un champú con un PH neutro de 5 ó 5.5. La aplicación de una mascarilla reparadora es esencial, ya que ayuda a regenerar el cuero cabelludo y lo protege de los cambios bruscos de temperatura y los rayos el sol.

Aun así el pelo se deteriora, lo que tiende a coincidir con la época en la que se sufre una pequeña alopecia, por lo que después del verano es imprescindible cuidar el cabello con más dedicación. Sin embargo, las consecuencias no son irreversibles y las solución pasa por mantener una nueva rutina de cuidados, si bien es cierto que en este caso más exhaustiva. Esta empieza por sanear el pelo, cortando las puntas abiertas, solo con ello ya se ha ganado un buen porcentaje de salud del mismo. Las mascarillas hidratantes son imprescindibles en este proceso, por cuanto fortalecen progresivamente el cuero cabelludo, devolviéndole la fuerza y el brillo que había perdido. Las que tienen Keratina, karité o aceites esenciales son muy aconsejables para la restauración de la fibra capilar. En el mercado hay muchas propuestas, Llongueras ha lanzado recientemente una gama de productos, con manteca de arroz, keratina y karité, muy adecuada para la regeneración del pelo tras la época estival. Las planchas y los demás productos eléctricos deben usarse con mucha precaución ya que dañan aún más el cabello. Desde luego, no debe descuidarse la alimentación, uno de los principales coadyuvantes de la restauración del cabello, que debe ser rica en vitamina B, contenida en algunas carnes como el pollo o en el pescado. 

Tags

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *